Pencas de acelgas rebozadas

Cómo hacer pencas de acelgas rebozadas

Las verduras no necesariamente son para preparaciones sencillas, al contrario, son las acompañantes perfectas para darle ese toque saludable y delicioso a las comidas. Pero ellas también pueden ser las protagonistas, como es el caso de las pencas de acelgas rebozadas, ¿las has probado?

Esta receta se llama así debido a que se elabora con el tallo de las acelgas. Comprende una preparación muy sencilla, pero que ha conquistado el paladar de todo el mundo, especialmente en Álava, La Rioja y Navarra.

En pocos minutos, tendrás un plato saludable, crujiente y con un sabor especial. Vendrá muy bien como acompañante de un guiso o como una merienda. ¡Ve y busca los ingredientes que te mencionamos a continuación y pon manos a la obra!

Lista de ingredientes

Cómo hacer pencas de acelgas rebozadas
Las acelgas son una gran fuente de vitaminas.
  • Pencas de acelgas: 4
  • Harina todo uso: 125 gramos
  • Polvo de hornear: 1 cucharada pequeña
  • Maicena: 120 gramos
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • 150 ml de agua.

Pasos para hacer pencas de acelgas rebozadas

  • Tus pencas deben estar bien limpias, así que lávalas con abundante agua y luego corta en tiras largas. Asegúrate de quitarle las hebras de la superficie.
  • Ponlas en una olla con agua y sal, que se cocinen por una media hora.
  • Deja que escurran bien el agua y luego procede a secar con un papel de cocina. Reserva. 
  • Ahora vas a tomar un recipiente y agregar la harina con la maicena. Ve tamizando poco a poco y mezcla. 
  • Añade la cucharada de polvo para hornear, la sal y la pimienta.
  • Agrega el agua. 
  • Mezcla todo muy bien hasta que se integre. 
  • Ve introduciendo las pencas de acelgas en el preparado. La idea es que se integren con la mezcla. Déjalas allí mientras continúas con el paso siguiente.
  • Pon en una sartén una cantidad generosa de aceite de oliva. Enciende a fuego alto y espera a que esté bien caliente.
  • Ahora ve añadiendo, poco a poco, las pencas. No las integres todas de una vez.
  • Observa si están tomando el bonito color dorado por los dos lados. De ser así, retira y pon en un papel de cocina para que eliminar el exceso de aceite.

Nota: recuerda que las pencas retienen agua, por esa razón es necesario que te asegures de secarlas bien antes de pasarlas por la mezcla de harina.

Recomendaciones adicionales

  • Hay otras variaciones para la preparación de las pencas de acelgas rebozadas, algunas incluyen huevo o pan rallado. Todo va a depender si las quieres un poco más ligeras. 
  • Esta receta es perfecta para acompañar un buen guiso de carne y también son excelentes para un entrante. 
  • Son deliciosas cuando están calientes, pero es posible comerlas frías.
  • Las pencas tienen alto contenido vitamínico, y son una gran fuente de fibra. Son ideales para una alimentación saludable.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: