Enfermedad celiaca

Qué no puede comer un celíaco

Las personas que padecen enfermedad celíaca o celiaquía, necesitan mantener una dieta restrictiva en la que se eliminen los productos que contengan o puedan contener gluten. Esta restricción es obligatoria y de por vida, siendo el único tratamiento disponible y la única forma de garantizar la calidad de vida de quien padece la enfermedad.

A continuación, preparamos una guía rápida donde se analiza el padecimiento, sus síntomas y los cuidados alimenticios y de estilo de vida que deben asumir las personas celíacas.

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La celiaquía es una afección del sistema inmune en la cual la persona afectada se ve imposibilitada de consumir gluten sin que este ocasiones inflamación y daño sobre el revestimiento del intestino delgado, lo cual deriva en otras complicaciones médicas en el largo plazo. Esta reacción inmune ocurre cada vez que la persona ingiere trigo, cebada, avena y diversos productos manufacturados.

Esta enfermedad afecta de diferente forma y con distinta intensidad a cada persona, desencadenando una variedad de síntomas que pudieran confundirse con los producidos por otros padecimientos, e incluso, algunas personas no presentan síntomas de intolerancia al gluten a pesar de poseer la enfermedad.

Se trata además de un padecimiento genético con un fuerte componente hereditario. Por tanto, si padeces celiaquía, es 5 % – 15 % probable que tus hijos puedan terminar heredando la enfermedad celíaca. El único tratamiento que existe para esta enfermedad, es el mantenimiento de una dieta libre de gluten.

Síntomas de enfermedad celíaca

Los síntomas asociados a la enfermedad celiaca pueden variar de una persona a otra. Estos aparecen y desaparecen, o se combinan con otras dolencias gastrointestinales, aunque lo más habitual es la presencia del siguiente conjunto de síntomas:

  • Diarrea crónica.
  • Distensión abdominal.
  • Estreñimiento.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Gases.
  • Náuseas, vómitos y dolor abdominal.
  • Heces blancas, grasosas y con mal olor pronunciado.
  • Calambres musculares.
  • Anemia inexplicable, producto de la escasa absorción de nutrientes.

Existen otros síntomas relacionados con esta enfermedad, los cuales aparecen en diferentes partes del cuerpo, por ejemplo:

  • Cansancio excesivo y fatiga.
  • Dermatitis herpetiforme.
  • Depresión y otros problemas de salud mental.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Problemas reproductivos como abortos espontáneos, periodo menstrual irregular, etc.

En niños, hay síntomas clásicos que son señal de imposibilidad de absorber ciertos nutrientes a causa de celiaquía, entre ellos:

  • Retraso del crecimiento y la pubertad.
  • Daño en el esmalte dental.
  • Adelgazamiento sin justificación.
  • Cambios abruptos en el estado de ánimo.
  • Crecimiento lento, baja estatura.

Causas de la enfermedad celiaca

Según las investigaciones, la celiaquía tiene un componente genético y la reacción inmunológica puede activarse, en personas predispuestas genéticamente, con el consumo excesivo de alimentos que contienen gluten. Otros estudios sugieren que ciertas infecciones en el aparato digestivo y enfermedades autoinmunes pueden incrementar el riesgo de desarrollar sensibilidad al gluten.

¿En qué consiste el tratamiento de la celiaquía?

Tal como ya se mencionó en líneas anteriores, solo existe una forma de tratar la celiaquía, y es por medio de una dieta saludable pero restrictiva en lo que respecta al consumo de productos que contengan o puedan contener gluten. Estos quedarán prohibidos de la dieta de manera definitiva y para toda la vida.

El tratamiento inicial también puede incluir suplementos alimenticios y vitaminas que sirvan para compensar la falta de nutrientes.

¿Qué alimentos no puede comer un celiaco?

Una persona celíaca tiene que eliminar completamente de su dieta aquellos alimentos donde el gluten se encuentra presente. Esta proteína se encuentra en diversos cereales como el trigo, la cebada, el centeno, algunas variedades de avena, el triticale, así como otros híbridos y derivados. Conociendo los cereales prohibidos, es posible determinar los alimentos que no deben ingerirse:

  • Cerveza.
  • Harina de trigo, centeno, triticale, etc.
  • Panes, empanadas, bizcochos y bollería industrial realizada a base de estos cereales.
  • Pastas alimenticias, tanto normales como integrales.
  • Pan rallado.
  • Galletas.
  • Cereales industriales que contengan cualquiera de los cereales prohibidos.
  • Pizza y hamburguesas.
  • Conos de helado, barquillos, obleas.
  • Yogurt con cereales.
  • Germen y salvado de trigo.
  • Salsa de soja.

Por supuesto, existen ciertas consideraciones sobre el tema. Ocurre que la industria alimentaria ya ha creado sus propias versiones de todos estos alimentos procesados, por lo que se encuentran a libre disposición alimentos sustitutos. Estos son fáciles de identificar, pues por normativa de envasado deben anunciar con claridad que no contienen gluten entre sus ingredientes.

También existe una lista de alimentos cuya información nutricional debería ser analizada en detalle antes de realizar la compra, pues pueden llegar a contener trazos de gluten en su composición. La lista incluye los siguientes productos:

  • Snacks y dulces. Bombones, gominolas, frutos secos, frutas deshidratadas y otros.
  • Bebidas. Café soluble y en cápsulas, infusiones y preparados achocolatados, zumos industriales.
  • Alimentos vendidos a granel. Existe riesgo de contaminación entre los alimentos comercializados a granel.
  • Salsas y sopas comerciales. Incluyendo los cubos de caldo de pollo, sobres de caldo de pollo o carne, etc.
  • Carnes procesadas y embutidos. Es habitual que las carnes procesadas incluyan cereales en su formulación, no indicando con precisión cuales son los cereales de la mezcla.
  • Cualquier producto cuya etiqueta no mencione ‘Sin gluten’ o ‘Libre de gluten’, debería ser consumido con precaución.

Recomendaciones finales para las personas celiacas y sus familiares

Como has podido observar, la lista de alimentos descartados de tu dieta es corta en comparación con la cantidad enorme de productos saludables que tienes a disposición. En líneas generales, la dieta celiaca da preferencia a los alimentos preparados en casa y deja a un lado los productos procesados en exceso, por lo que tienes buenas opciones alimenticias.

Entonces, conviene:

  • Preferir los productos naturales sobre los industriales.
  • Evitar los productos industriales que no estén etiquetados como ‘Sin gluten’.
  • Evitar el consumo de productos a granel.
  • Leer con cuidado las etiquetas e ingredientes de todos los productos que consumes.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: