Alimentos para hígado graso

Qué puedo comer con hígado graso

La enfermedad por hígado graso se produce debido a la acumulación excesiva de grasa en el hígado. Existen factores de riesgo relacionados con la aparición de esta enfermedad, tales como la diabetes tipo 2, la obesidad y el alcoholismo, siendo necesario eliminar los factores de riesgo y mejorar la alimentación para asegurar la remisión del padecimiento.

En general, no se trata de una enfermedad capaz de causar un daño extremadamente serio. No obstante, la principal complicación de las manifestaciones agravadas y sostenidas a largo plazo es el desarrollo de esteatohepatitis no alcohólica, un tipo de inflamación del hígado continua que se propaga con el paso del tiempo y afecta a mayor cantidad de tejido hepático.

De ocurrir lo anterior y si el proceso no se interrumpe a tiempo, el organismo comenzará a experimentar:

  • Retención de líquidos en la zona abdominal.
  • Várices esofágicas (hinchazón en las venas del esófago), las cuales podrían llegar a romperse y sangrar.
  • Encefalopatía hepática, caracterizada por somnolencia, dificultad del habla, temblores en las manos.
  • Cáncer de hígado.
  • Insuficiencia hepática terminal.

Dieta recomendada para una persona que padece hígado graso

Tal y como hemos mencionado en líneas anteriores, el principal tratamiento para aliviar el hígado graso son los cambios en el patrón alimentario y el estilo de vida. La planificación de la dieta es esencial, siendo necesario dar preferencia al consumo de los siguientes alimentos:

  1. Frutas y verduras. Pera, manzana, piña, papaya, durazno, fresas, limón, guanábana, limón, todas las frutas son adecuadas para la dieta de una persona con hígado graso.
  2. Vegetales. Su estilo de alimentación debería incluir rúcula, calabacín, espinacas, lechuga, berenjena, zanahoria, cebolla, tomate, berro y más.
  3. Cereales integrales. El pan integral, arroz integral, avena en copos y quinoa.
  4. Proteínas. Puede ingerirse el tofu, huevos, pollo y pescados que poseen baja cantidad de grasa.
  5. Leches y derivados lácteos bajos en grasa. La leche y el yogurt son excelentes opciones siempre que tengan poca grasa. De igual modo con el resto de derivados lácteos como el queso, cuyos preferidos serán el cottage y el ricota (requesón).
  6. Alimentos ricos en grasas saludables. Tales como, aceite de oliva, nueces, almendras, coco, cacahuates, aguacate y frutos secos. También los pescados ricos en omega-3 como el salmón y la sardina.

Alimentos que deberían evitar las personas que padecen hígado graso

Los alimentos que favorecen la acumulación de grasa en el hígado y que deberían excluirse de la dieta, incluyen:

  • Alimentos con alto contenido graso.
  • Cereales refinados.
  • Alimentos altos en azúcares.
  • Productos industrializados.
  • Embutidos.

Finalmente, también es buena recomendación realizar otros cambios relacionados con el estilo de vida. Consumir abundante agua a lo largo del día, alrededor de dos litros, y consumir diversas infusiones como alcachofa, boldo y té verde, los cuales tienen propiedades medicinales que favorecen el buen funcionamiento del hígado.

Del mismo modo, es bueno realizar ejercicio de intensidad moderada de manera regular y proporcionar el descanso adecuado al organismo, durmiendo siete horas y media cada día.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: